Destaca: Sé auténtic@ y no aparentes

No estoy dispuesta a aplicar las leyes del marketing a mi alma para atraer trabajos, relaciones o amig@s.

¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo para complacer a otros?

Nos encanta complacer, pero al hacerlo dejamos nuestra autenticidad en segundo plano.

Tomemos de ejemplo a las influencers, todas siguen la misma receta: fotos en lugares maravillosos, con el último outfit de moda, sonriendo y demostrándonos lo genial que es la vida.

Antes era interesante seguirlas, porque sabíamos que sus valoraciones eran reales. Pero ahora su autenticidad se ha diluido.

Han perdido su capacidad de influenciar a nadie. Sabemos que se han vendido y que escucharlas, es escuchar el mismo discurso de las marcas.

La verdad es que detrás de esas maravillosas fotos se encuentran mujeres obsesas por la atención y el reconocimiento de los demás, personas que dejan de ser ellas mismas para solo complacer a las masas.

Pero no solo las influencers carecen de personalidad, tú y yo también.

Si cuento las veces que he complacido a otros durante la semana pasada, sumo un total de cuatro ¿Y tú? Venga, piénsalo por un momento.

Al igual que las influencers pierden su valor, nosotr@s también lo perdemos si no somos auténtic@s. Y es que si no complacemos a los demás nos quedamos con la sensación de estar haciendo algo mal ¿pero por qué? si lo único que debería alarmarnos es ser infieles con nosotr@s mism@s.

Yo era una persona sumamente complaciente, pero a lo largo de los años me he dado cuenta que no vale la pena complacer a nadie: nunca será suficiente y siempre tendrán algún pero que añadir.

¡Pero que más da lo que piensen! Si lo único que importa es querernos y aprender a ponernos primero, siempre primero.

Pero no confundas preferirte a ti con egoísmo o egolatría, no tiene nada que ver; una cosa es ayudar a los demás porque te nace, y otra muy distinta es hacerlo solo para proyectar una imagen falsa para los demás. 

¿Cómo sería el mundo si dejáramos de aparentar?

En las universidades

  • La primera clase del profesor no sería un recital sobre su curriculum y las grandes empresas con las que ha trabajado.
  • En vez de enseñarnos conceptos que en dos semanas estarán obsoletos, nos enseñarían a ser directivos más humanos.
  • Aprenderíamos a que no todo va de números, que hay aspectos sociales que también debemos tomar en cuenta.
  • Encontraríamos soluciones a problemas sin necesidad de demostrar a nadie cuan sabios somos.
  • Pararíamos de competir entre nosotr@s.

En las empresas

  • Dejaríamos de utilizar terminologías extrañas para demostrar nuestra valía profesional.
  • Intentaríamos hacer excels sencillos, en vez de macros infumables para demostrar lo expert@s que somos en el programa de cuadraditos.
  • Haríamos presentaciones simples, directas y divertidas. ¿No es mas inteligente acaso el que puede comunicar algo complicado de manera simple?
  • No tendríamos que pavonearnos en reuniones para demostrar el poder que tenemos ante otros. Simplemente seríamos… lo adivinaste, nosotr@s.

En las redes sociales

  • Nuestros timelines estarían llenos de posts que añaden valor a nuestras vidas, y no de cientos de fotos que gritan desesperadamente ¡Mírame! ¡Préstame atención!
  • Dejaríamos de seguir cuentas que no tienen nada que ver con nuestros valores o intereses simplemente por ganar seguidores.
  • No daríamos importancia al número de likes que somos capaces de generar con nuestro contenido.
  • Sabríamos que a nadie le interesa nuestra marca personal, nuestra vida o nuestros logros.
  • Nos enfocaríamos en añadir valor a la vida de los demás de manera gratuita, porque sí, simplemente porque nos apetece.

Si fuéramos valientes seríamos capaces de hacer cosas extraordinarias… pero creemos que l@s únic@s capaces de hacerlo ya trabajan en Google y es que así nos lo han hecho creer. Tendemos a menospreciar nuestras capacidades y en vez de seguir cultivándolas, seguimos al rebaño hacía el consumo y la idiotización de la sociedad.

¿Por qué nos empeñamos en deslumbrar a l@s demás? ¿Acaso no tiene más sentido deslumbrarnos a nosotr@s mism@s?

La vida sería mucho más maravillosa si solo nos concentráramos en ser auténtic@s, si en vez de preocuparnos por los miles de comentarios que saldrán en el camino, no perdiésemos el foco en hacer lo que se supone que queremos hacer.

Frances

francesfuentes

Un alma libre que busca inspiración en las pequeñas cosas de la vida. Creativa, apasionada por el marketing de contenidos, pero sobre todo, Comunicadora de Sueños.